MAS HISTORIAS

Friday, June 29, 2007

Gases y Automoviles

SALUD AMBIENTAL DE LOS ESTADOS UNIDOS
¿Constituyen un problema las emisiones de gases de los automóviles?
Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), conducir un automóvil es la actividad individual más contaminante que la mayoría de la gente realiza. Los vehículos a motor liberan millones de toneladas de contaminantes a la atmósfera cada año. En muchas zonas urbanas, los vehículos son los principales responsables de la presencia de ozono a nivel del suelo. Éste es uno de los componentes principales del smog y constituye el problema más grave en términos de polución del aire en los estados del noreste y los de la zona media de la Costa Este del país. Además, los automóviles
 emiten diversos contaminantes clasificados como tóxicos, los cuales son causantes de nada menos que 1.500 casos de cáncer en el país al año. Las emanaciones de los automóviles también son causantes de problemas medioambientales, tales como la lluvia ácida y el calentamiento global del planeta.

Las medidas para el control de la contaminación han permitido reducir drásticamente el nivel de emisiones por vehículo en los últimos veinte años. Sin embargo, durante dicho período el total de millas recorridas se ha duplicado, lo que ha dado lugar a un incremento del nivel de contaminantes del aire en muchos lugares del país.

¿Qué contaminantes emiten los vehículos y cuáles son sus efectos sobre la salud?


Los vehículos emiten tres contaminantes principales: hidrocarburos, óxidos de nitrógeno y monóxido de carbono.


Los hidrocarburos reaccionan con los óxidos de nitrógeno por acción de la luz solar y a temperaturas elevadas, formando ozono a nivel del suelo, el cual puede causar irritación de los ojos, tos, jadeo, insuficiencia respiratoria y trastornos pulmonares permanentes.


Los óxidos de nitrógeno (NOX) contribuyen a la formación de ozono y de lluvia ácida, además de afectar la calidad del agua.


El monóxido de carbono es un gas incoloro letal que reduce el flujo de oxígeno en el torrente sanguíneo y puede afectar las funciones cerebrales y la visión. En las zonas urbanas, los vehículos son responsables de nada menos que el 90 por ciento del monóxido de carbono del aire.

Los vehículos a motor también emiten grandes cantidades de dióxido de carbono, el cual atrapa la radiación solar reflejada por la superficie terrestre, causando así el calentamiento global.


¿De dónde provienen estos contaminantes?


Los automóviles despiden contaminantes por el caño de escape como consecuencia de la combustión de la gasolina y a través del capó y del sistema de combustible cuando el calor provoca la evaporación del mismo. La emisión por evaporación tiene lugar en las situaciones siguientes:


Cuando la temperatura exterior en días cálidos y soleados provoca la evaporación de combustible


Cuando el calor del motor y del sistema de escape provocan un aumento de la temperatura del combustible.


Cuando el auto tiene el motor apagado y permanece lo suficientemente caliente como para que el combustible se evapore.


Cuando, al cargar combustible, los vapores de la gasolina escapan del tanque a través del pico.

La mayor cantidad de contaminantes es emitida durante el "arranque en frío" o durante los minutos que tarda el automóvil en calentarse. Dado que un auto se calienta más rápidamente cuando está circulando, se aconseja limitar el tiempo de calentamiento del motor. El aprovechar un mismo viaje para realizar más de una actividad contribuye a disminuir el nivel de emisiones, ya que reduce la cantidad de arranques en frío.


¿Qué pueden hacer los automovilistas para reducir el nivel de emisiones?


Los automovilistas pueden contribuir a reducir el nivel de emisiones haciendo lo siguiente:


Reducir el millaje recorrido por vehículo: Esto se logra mediante la utilización del servicio de vehículos particulares para el transporte de pasajeros (carpooling), el uso del trasporte público y la planificación de los viajes de manera de poder aprovechar un mismo viaje para hacer varias cosas. Una persona que fuera a su trabajo usando el transporte público en lugar de hacerlo en su automóvil podría evitar la emisión de un promedio de 9,1 libras de hidrocarburos, 62,5 libras de monóxido de carbono y 4,9 libras de óxidos de nitrógeno al año. Un autobús de 40 pies lleno de pasajeros posibilita que dejen de circular 58 automóviles. Un aumento del 10 por ciento de la cantidad de usuarios del transporte público en todo el país permitiría ahorrar 135 millones de galones de gasolina al año.


Conducir a velocidad moderada y constante: La velocidad ideal es de 35 a 45 millas por hora. También es importante reducir el tiempo de detención del vehículo con el motor encendido. Una detención de más de medio minuto quema más gasolina de la que se consumiría apagando y volviendo a encender el motor. El conducir a alta velocidad produce un mayor nivel de emisiones. Evite detenerse en los expendedores para automovilistas.


Mantener el vehículo en buenas condiciones: Un vehículo en mal estado de mantenimiento o con problemas mecánicos puede despedir diez veces más emisiones que un vehículo en buen estado. Es necesario seguir las instrucciones de mantenimiento de rutina del fabricante, como, por ejemplo, las que se refieren al cambio de aceite y de filtro. Utilice un aceite lubricante que favorezca un menor consumo de combustible (en el marbete del lubricante debe decir ECII ó Energy Conserving II).


No altere los comprobantes del control de polución y haga revisar el vehículo regularmente.


Preste atención al rendimiento del combustible: Una disminución del rendimiento generalmente implica un aumento del nivel de emisiones. La baja presión de los neumáticos también puede dar lugar a un menor rendimiento.


Controle el humo del caño de escape: Si éste es negro, significa que hay mucha gasolina en la mezcla y que debe controlar el sistema de inyección de combustible. Si es azul, significa que el auto está quemando aceite y emitiendo hidrocarburos en exceso.


Repare de inmediato las pérdidas del sistema de aire acondicionado.


Preste atención a las luces de emergencia del tablero. Si hay algo anormal, haga revisar su automóvil lo antes posible.


No llenar el tanque de gasolina hasta que desborde: Asegúrese de que la tapa del tanque ajuste bien, de manera de evitar derrames de combustible.


Utilizar combustibles menos contaminantes, cuando los hubiere. Entre ellos puede mencionarse la gasolina reformulada, la gasolina oxigenada y los combustibles alternativos. La EPA estima que la gasolina reformulada reduce el nivel de las emisiones formadoras de ozono y de contaminantes del aire entre un 15 y un 17 por ciento. La gasolina reformulada será de uso obligatorio en aquellas zonas en las que el nivel de ozono supere los estándares sanitarios federales.


La gasolina oxigenada es de uso obligatorio por disposición de las autoridades federales en aquellas zonas que no cumplen con los estándares sanitarios federales referentes a monóxido de carbono. La gasolina oxigenada contiene, en promedio, al menos un 2,7 por ciento de oxígeno. Se la vende durante los meses de frío, cuando el monóxido de carbono representa un problema más preocupante.


Los vehículos que funcionan con fuentes alternativas de energía utilizan electricidad y combustibles tales como metanol, etanol y gas natural comprimido (GNC), reduciendo así el nivel de emisiones.


Elegir un automóvil de un modelo más nuevo y menos contaminante, como los de bajo nivel de emisiones y los que utilizan combustibles alternativos. Cuando esté por comprar un auto, tenga en cuenta lo siguiente:


Verifique el rendimiento en millas por galón de combustible. Cuanto mayor sea dicho rendimiento, menor será el nivel de emisión de dióxido de carbono por milla.


Los modelos más viejos son más contaminantes. Cuando compre un auto usado, haga revisar el conversor catalítico y otros dispositivos de control de polución para asegurarse de que los mismos funcionen correctamente. Efectúe un adecuado mantenimiento del vehículo.


La oferta de vehículos de bajo nivel de emisiones, también llamados "autos californianos", irá en aumento durante los próximos años. La diferencia entre estos vehículos y los tradicionales radica en que los primeros poseen un sistema adicional de control de emisiones.




¿Cuánto puedo ahorrar?


La Administración Federal de Carreteras estima que el costo operativo de un automóvil es de entre 22 y 29 centavos de dólar por milla, valor que varía con el tamaño del vehículo. El uso compartido del automóvil permite ahorrar hasta 3.000 dólares al año a quienes viajan diariamente a su trabajo en concepto de gasolina, seguro, estacionamiento y deterioro normal por el uso del vehículo. Por otra parte, la prima del seguro de un auto exclusivamente de paseo sería tanto como un 20 por ciento menor.

También se estima que el tiempo que el auto permanece detenido con el motor encendido y las paradas y puestas en marcha como consecuencia del tráfico pesado le cuestan a los propietarios de automóviles 753 millones de galones de gasolina al año, lo que representa 1.194 dólares per capita en concepto de combustible y tiempo desperdiciados. La gente que trabaja en su PC desde su casa dos o tres días a la semana o que viaja al trabajo en semanas alternadas podría llegar a ahorrar anualmente hasta el costo de utilizar el automóvil durante tres semanas.




¿Qué más se está haciendo al respecto?


Otras medidas para controlar las emisiones de los vehículos ya han sido implementadas —o lo serán en los próximos años— en aquellas zonas con altos niveles de ozono. Tales medidas incluyen el uso de picos especiales en los surtidores de gasolina para evitar que los vapores sean liberados a la atmósfera; la mejora de los programas de inspección y mantenimiento, que incluyan un testeo más amplio y diversas medidas de control del transporte, incluyendo programas obligatorios en algunas zonas para reducir la cantidad de viajes en automóvil que realizan los empleados, fomentando el uso de los medios de transporte público.

Aún con todas las medidas mencionadas, el cumplimiento de los estándares federales de calidad del aire solamente les permitirá salvarse del peligro por un tris a algunas de las áreas más seriamente afectadas. Toda acción tendiente a reducir las emisiones de los vehículos resulta de utilidad, ya fuere que la lleve a cabo el gobierno, las empresas privadas o los automovilistas.
www.victorsuarez.com

4 comments:

  1. Buenísimo. Felicitaciones!

    ReplyDelete
  2. ola, aunque yo necesito cosas que noencuentro me ayudas

    ReplyDelete
  3. Re copado, gracias por la info.

    ReplyDelete
  4. Muy buen articulo

    ReplyDelete

Anuncios

 

El Diario de Santo Domingo | Santo Domingo, Distrito Nacional, República Dominicana | 2010